Sarte Audio Elite
   
   

Dispositivos y accesorios de elite para los amantes del sonido de las válvulas

Los aficionados a la Alta Fidelidad con mayúsculas saben desde hace años que la estética sonora proporcionada por los componentes de auténtica clase reside en los pequeños detalles siempre y cuando los elementos clave de cada diseño -topología circuital, dispositivos activos y componentes pasivos- sean de la máxima calidad. No obstante, también es cierto que en el caso concreto de las realizaciones -fuentes, preamplificadores, amplificadores de todo tipo- basadas en las siempre actuales válvulas de vacío, la dependencia de los componentes empleados (fundamentalmente las propias válvulas y los transformadores de alimentación y de salida) a la hora de obtener una personalidad sonora concreta es notablemente superior. Es en estas coordenadas donde se inscriben los productos de la muy purista compañía EAT (siglas de "Euro Audio Team"), un fabricante altamente especializado cuyas realizaciones están destinadas a optimizar las posibilidades sonoras de todo tipo de electrónicas basadas en válvulas de vacío aplicando una serie de procesos de evaluación y selección/emparejamiento particularmente rigurosos.

En el actual catálogo de la marca encontramos versiones de auténtica referencia de nombres míticos de la historia de la Alta Fidelidad como son los tetrodos de potencia KT88 (que se venden en pares perfectamente emparejados), los legendarios triodos 300B, el extraordinario doble triodo de calentamiento indirecto ECC 803S (originario de la alemana Telefunken y suministrado por EAT con su inseparable radiador de disipación térmica) y el también muy apreciado doble triodo ECC88/6DJ8. A ello hay que añadir una serie de accesorios con una influencia drástica a la hora de aprovechar las posibilidades de todo tipo de válvulas de vacío, como es el caso de los zócalos de teflón para los mencionados triodos de potencia 300B y una extensa gama de disipadores térmicos destinadas a incrementar la eficiencia en la evacuación de las calorías sobrantes (un parámetro fundamental en todo tipo de válvulas de vacío sean de pequeña señal o de potencia) y, en consecuencia, a reducir el desgaste de los dispositivos de vacío (cuyo principio de funcionamiento es el denominado efecto termoiónico) con lo que ello implica en términos de mantenimiento de las prestaciones y de extensión de la vida útil de los productos que los incorporan.